12 jun. 2007

Soneto a un poeta

Llegó con su mester de poesía
y el verso se hizo carne de tintero,
las musas se quitaron el sombrero,
soñó una vieja pluma que escribía.

El mar se disfrazó de alegoría,
en la frágil orilla de un lucero,
buscando iluminar al caballero
que quiso ser poeta un buen día.

Y alzaron su alto vuelo los papeles
con ángeles trinando los bocetos
de un verso de Madrid a Barcelona.

Los pájaros hoy han visto a la Cibeles
leyendo en voz alta sus sonetos
honrando al poeta y la persona.

Para Traven


4 comentarios:

B dijo...

Ole, ole y más ole!
De poeta a poeta.
El poema me encantó por la forma y el fondo. Bien merecido q tiene estos versos y tú todo lo que se diga bueno e ti y tus escritos

Traven dijo...

Y ahora ¿Qué te digo yo a esto? ¿Cómo juzgo este poema? No puedo, sé que puede sonar bobo, pero estoy emocionado. Que alguien me explique como se agradece esto que a mí no se me ocurre nada, más allá de transmitirte mi amistad y las ganas que me han dado de darte un abrazo.

(Ah, y gracias también a "b" quien quiera que seas)

tHE cROW dijo...

Chico, ahora los sonetos; ahora te metes en un chaleco de poeta y escribes un soneto tan bello. Cada vez que te leo cosas como éstas me confirmo que tienes un futuro admirable. Aprovecha tu potencial, no lo dejes descansar nunca, por tu bien y el de los lectores que te siguen.

Del soneto, envidiable las descripciones pero mucho más el mensaje que entregas y el mensaje que reciben. Una muestra de gratitud gigante como tú.

Un abrazo.

B dijo...

tienes un recadito en mi blog