31 dic. 2008

Cruces de invierno

Prisionero de esta luna desnatada,
enhebro las agujas de un reloj
con esta negra cadena
de eslabones partidos por la mitad.

La madrugada se ha hecho un hueco junto al hueco
de la silueta de mi sombra en la pared,
y una gota de sangre claudica
ante este año que muere y creí mío.
Comenzaba el invierno
cuando se escurrió entre mis dedos,
como arena de playa
o agua de mar.

Mientras, un dios de dos cabezas
que devora los trenes de mis sueños
en una estación vacía
permanece y abarrota mis bolsillos
de números primos menores que cero
y de relojes de saetas y grilletes
que sólo dan la hora
dos veces al día.

Quisiera deshacerme de mi sombra anciana
y del tictac de esta historia interminable
que no tiene pensado
vestirse de azul para el final,
pero el mercader del invierno que alquilaba mis sueños
está preso por desfalco en si bemol.

Y entre dioses paganos, mercaderes,
sombras, cadenas, números, relojes,
lunas, saetas, trenes, madrugadas,
comienza el invierno
y se me escurre entre los dedos,
como el aire de enero
o el sueño de no ser.

Leer más...

10 dic. 2008

Bad beat

Cuando la vida te iguala un farol,
el corazón de una mano marcada
gira en el aire entre el todo y la nada
y cae rodando en un río de alcohol.

Y revestida en papel de charol
la última carta macera una espada
para cortarle las alas al hada
que está detrás de las gafas de sol.

Cuando el azar ya no invierte en quimeras,
la soledad es un flop miserable
que por la espalda apuñala a la suerte.

La parca liga un set de escaleras
y en este juego no importa quien hable,
gana la banca y no pierde la Muerte.

Leer más...