24 ene. 2009

Huérfanos de todo

A los niños de la guerra

Tan huérfanos de todo, hasta de vida,
los hijos del tormento y de la guerra
abonan con sus lágrimas la tierra
fatal de la miseria compartida.

Y cargan con las sangres de esa herida
que se abre con el tiempo y nunca cierra
cruzando cada aldea y cada sierra,
latiendo en un desierto sin salida.

De un mar de metralletas arrogantes
emerge trágico, el recuerdo vano
de absurdos cascabeles de venganza

pero en dos tristes ojos tan brillantes
se espeja dulcemente aquella mano
que le hace un buen pesebre a la esperanza

Leer más...

20 ene. 2009

Sonetitis

De tanto endecasílabo cainita
empiezo a razonar en consonante
maldito sea el estigma desbordante
de andar rimando la palabra escrita

Y sea la cruel rima maldita,
maldita la metáfora elegante
que en rima va y encaja como un guante
con la palabra exacta más bonita.

Lo malo no es luchar sin adversario
Lo malo es que el rival sean cuartetos
que buscan sorprenderme en cada esquina.

Sufriendo mi tormento literario
me veo encadenado a los sonetos
por ser más sabinista que Sabina.

Leer más...

19 ene. 2009

Brillos

Hoy el mar no juega a ser pistola
y busca sobre la costa
una estrella verde que ponerse.
Lejos, dulcemente, el oeste brilla.

Vístete de mar en calma,
envuélveme entre madreselvas
y recuéstate en su aroma mutilado
para ofrecerme la noche que se llena
de efímeras hogueras desastradas.

Desempolva las urgencias de mi aire
que la luna no es de leche desnatada
ni la espuma es un misterio de claveles.
Abarrótame de ti
y enséñame el milagro
de los cuatro peces esquivos,
las cuatro esquinas enredadas
una a una y entre sí.

Leer más...

16 ene. 2009

Esa mano

Nace de la noche una mano
de vides extrañas
con el sueño macabro
de diseccionar el mar,
contando las olas,
abriendo la espuma,
formando una esfera perfecta
con arrecifes de coral.

Si viene a mí la noche
y me encuentra desnudo,
sálvame de esa mano.

Me he roto las solapas,
y me he echado a nadar
por la curva del horizonte.
Allí, bajo la aurora,
justo encima del horizonte.

Ven a salvarme de esa mano
si busca mi piel,
me estoy meciendo entre las olas.
Ven a mecerte entre las olas
y busca mi piel
para salvarme de esa mano.

Sálvame,
que tengo las manos vacías
y una mala mentira en mi corazón
no quiero diseccionar el mar
sólo quiero salvarme.

Leer más...

14 ene. 2009

Línea muerta nº3

Desnudo se contempla vulnerable
y llora media lágrima tan hueca
que baja por su frente, pero seca,
Es polvo de un sollozo interminable.

Escribe un garabato indescifrable
en la desnuda piel de la muñeca
y cae adormilado por la rueca
del triste y duro acero inoxidable.

Se envuelve en su mortaja enrojecida
cubriendo todo el cuerpo contra el frío
de ver marcharse el néctar de sus venas.

Se cierra al horizonte y a la vida,
y siente a cada instante más vacío,
de angustias, de recuerdos y de penas

Leer más...

7 ene. 2009

Línea muerta nº2

Sólo un paso delante del abismo
vuela el macabro sueño de no ser
y abren las alas para no volver
gárgolas negras de un falso realismo.

Tan harto de luchar contra sí mismo
se hunde en el aire del amanecer
ya le cansa luchar para perder
y se abandona al último espejismo.

La gran ciudad le abraza en su caída
y acuna el sol fatal en pleno vuelo
en la brutal caricia del asfalto

Se acaba entonces el miedo a la vida
y la mentira de subir a un cielo
cada instante más lejos y más alto.

Leer más...

6 ene. 2009

Línea muerta nº1

Un corazón naufraga en Nembutal
sobre un aséptico árbol de azulejos,
con la sonrisa de los niños viejos
mira la muerte oculta en el cristal.

Junto a un caer de lágrimas de sal
un ruido blanco rompe los espejos,
vuela en la sombra un coro de vencejos
que trina el Réquiem de un punto final.

Muere en su boca el último latido
mientras la noche lame la blancura
de una macabra luna de saliva.

Se abre una puerta recta hacia el olvido
y su mirar, perdido en la locura,
busca alejarse de su carne viva.

Leer más...

4 ene. 2009

49 motivos

"Más de cien palabras, más de cien motivos
para no cortarse de un tajo las venas
más de mil pupilas donde vernos vivos
más de cien mentiras, que valen la pena."
Joaquín Sabina (Más de cien mentiras)
Tenemos al "Che", las noches de enero,
familia, el alcohol, el todo por nada,
fetiches, el mar, la música, un hada,
casinos, verbenas, chupas de cuero,

las lumis, la nieve, Lorca, un bolero,
Sabina, la Liga, luchas a espada,
mentiras, el sexo, la madrugada,
Obama, la luz, un libro, un "te quiero",

salud, minifaldas, el PSOE, la CEDA,
hoteles, la sangre, Hitchcock, colores,
promesas, cafés, Lilith, partenaires,

Lolitas, el póquer, braguitas de seda,
poemas, LaSexta, amigos, las flores,
Lisboa, Granada, Amsterdam, Baires...

Leer más...

1 ene. 2009

A la de 100.

décimas endecasílabas para celebrar que llego a la nada desdeñable cifra de 100 entradas (ahí es nada)

Cien contadas locuras transitorias,
a mí que me bastaba el aprender
a escribir en espaldas de mujer
me he enganchado a inventar cientos de historias,
confundiendo derrotas y victorias
con mentiras piadosas y no tanto
espantando a los miedos y al espanto
con las teclas hundidas bajo un dedo
y un buen corte de mangas al "no puedo"
emperrado en cantar lo que yo canto.

¿Quién me iba a contar, cuando empezaba,
que este junta-palabras llegaría
a las cien (y son pocas todavía)
paranoias colgadas de la aldaba?
y aún me queda ilusión y mala baba
para estar otro siglo con mi pluma
si esta musa cabrita no se esfuma
y seguir con mi sello diferente,
tan igual, tan oscuro, ¿deprimente?
y ya estamos con que la abuela fuma.

Sólo escribo lo que dejan las musas
unas rimas sabor a mil mujeres
media sombra entre lunas rosicleres
risas para espolsarme las pelusas
de un mal ritmo entre cuatro semifusas
que retumba en los picos de mi cama.
Si se tinta de un tono casi Obama
es que busco ensanchar la alegoría
(vertical, ocho letras, poesía)
de un "te quiero", maldito crucigrama.

El andar que jalonan mis deseos
se abre paso en jardín exuberante,
por las huellas que restan por delante
han valido estos pobres balbuceos
inventando con ecos y jadeos
las estrofas de un libro de bolsillo
que construye los muros de un castillo
golpe a golpe, hoja a hoja, gota a gota,
si desconcha paredes la derrota
me hago un verso con polvo de ladrillo.

Seguiré con mi hacer, lápiz en mano,
estrayendo oro y plomo de su mina,
tan Machado, tan Bécquer, tan Sabina,
como siempre, pero ahora más Soriano.
Y tal vez, un domingo de verano
al echar hacia atrás una mirada
dé por buena la senda transitada
y jurando ser fiel a mis principios
voy a ir dándole fin ya a estos ripios;
sólo haré medio verso por entrada.

Leer más...