31 dic. 2010

Vuelvo a lulú

133 páginas
Rimas-Verso libre-Canciones
Recopilación de poemas del 2009-2010
Precio: 6'95€ + gastos de envío

Leer más...

30 dic. 2010

Final

Parece que esto se acaba.
Las lunas sonrosadas tienen sueño
y la noche amenaza con caerse del cielo.
El temblor macabro de la tierra
logrará despertarnos cuando armagedón haya pasado.

Es hora de sacarse el sombrero y hacer una reverencia al respetable,
quién sabe si así conseguiremos alejarnos
de las garras afiladas del olvido,
o, simplemente, como siempre,
acabaremos hundiéndonos en el fondo de un mar extraño.

Esto se acaba y aún quedan demasiadas cosas que contar
para que esto se acabe realmente.
Pero ya no hay tiempo,
ni fuerzas,
ni sombras a las que dar forma.

Lo único que queda ya son ecos,
la cacofonía de un fracaso que duele,
y que desgarra.

Las estatuas se callan nuevamente,
los pájaros regresan a las nubes
y las nubes a los nidos,
los ríos deshacen sus nudos,
y los arcoíris se derraman hasta ser absorbidos
por una tierra enferma
que sólo ahora muestra que lo está.

Se estremece el mundo,
estalla el cielo,
llueve fuego,
parece que esto se acaba.

Leer más...

29 dic. 2010

Un año más

De nuevo a golpes contra un dios de dos cabezas,
la sangre que gotea del calendario
no es más que el zumo de las horas
que he ido perdiendo entre los dedos.

Un año más sin alas, sin rayos, sin fuerzas,
condenado a ser un simple humano,
dejando que cada minuto envejezca
los sueño malheridos
que escondía, en cada amanecer,
bajo la almohada.

Un año más
para que los tréboles se marchiten
y la primavera retroceda.

Un año más
sin que las heridas cicatricen
ni las caricias encuentren hueco
entre las arrugas prematuras de mi piel.

Un año más de marcadores en contra
y horas aplastadas bajo el mármol
veteado de la incompetencia.
Las palabras calladas y los segundos malgastados
se encostran en las zanjas de mi venas.

Un año más,
de sueños escondidos e incapaces,
de ser un humano como cualquier otro.

Empieza entre sombras y anacardos
un año más.

Leer más...

28 dic. 2010

Mi tumba

El día que se levante
tanta tinta malgastada,
perdida,
derramada entre mis folios,
con la irreverente vanidad de las heces escritas
que no saben lo que son...
el día que se levante, y se enfurezca,
y me ahogue en ella,
¿Quién acudirá a mi tumba
y regará las flores con lágrimas y no con orín?

Tú que sabes que no soy sólo letras escritas,
¿Serás capaz de encontrar mi tumba?
La esconderé de mis enemigos,
y sólo los que me conocen de verdad sabrán dónde buscarme.

Sé que llegará un día en que mis versos
arruinarán mis orgasmos,
y cogerán entre letras aladas mis besos
para que no pueda alcanzarlos.
Pero será peor el día que una palabra
me atraviese el pecho y me reviente el corazón,
pero no pienso escupir sangre
habiendo tinta negra entre mis labios.

Tal vez mis últimas palabras
salgan escritas de mí,
y acaben desmayadas sobre la arena.
Escritas y desmayadas.
Grabadlas con martillo y cincel,
con zapato y escalpelo,
en la absurda superficie de mi lápida,
aunque sólo sea un grito desesperado.
Necesito algo para leer
si voy a pasarme la eternidad mascando tinta
entre paredes de madera
y muros de fuego..

Sólo quiero que si algún día,
cuando en el futuro los versos se hayan levantado,
encuentras mi tumba
me dejes unas flores.

No quisiera crisantemos,
prefiero margaritas que me permitan
deshojar, lentamente, el infinito.

Leer más...

27 dic. 2010

El viejo

A un balcón que está encarado
a las cumbres del silencio
en los bordes del ocaso,
se ha asomado, triste, un viejo.
Una pátina de surcos
de los lloros que cayeron
cruzan su cara azotada
por el látigo del tiempo.

¡Cuánto horror! ¡Cuánta palabra
sin pudor ni sentimientos
se agazapa en su garganta
sollozando sin hacerlo!

Su tristeza le desborda,
cada día está más lejos
de su sangre derramada
y del joven de su espejo.
Le hace un nudo a los relojes
y pasea por los huecos
de las sombras de su casa
masticando sus recuerdos,
y entre dientes sale un grito,
el desgarro de un "te quiero",
le responde el solitario
verbo trágico del eco...
él se siente abandonado,
cada vez más solo y viejo,
hasta aquellos enemigos
que tenía, van muriendo.

¡Cuánto horror! ¡Cuánta palabra 
sin pudor ni sentimientos
se agazapa en su garganta
sollozando sin hacerlo!

Cada cana es una lágrima
congelada por el hielo
de memorias y distancias
en su barba y en su pelo.
Cada arruga es una zanja
donde entierra esos inviernos
que le atrapan con un frío
que se cala hasta los huesos.
Ha encontrado entre sus manos
una rosa sin consuelo.
Con sus pétalos marchitos
ha cubierto el frío cuerpo
de sus sueños, que a su lado
aún seguían sonriendo,
tan felices como siempre.
Sonrientes, pero muertos.

¡Cuánto horror! ¡Cuánta palabra
sin pudor ni sentimientos
se agazapa en su garganta
sollozando sin hacerlo!

A un balcón lleno de flores
se ha asomado, triste, un viejo.
No sabía que las rosas
eran flor de cementerio.

Leer más...

25 dic. 2010

El tiempo mentía

"Cuando a ti venga el mañana,
-me predijo el Dios Saturno-
negarás tu blues nocturno,
junto a tu obra más temprana".
Asomado a mi ventana
El demonio se hizo verbo
y su apoyo atroz y acerbo,
fue infectar mi alma inmadura
de un rumor de tinta oscura
con la pluma de algún cuervo.

El reloj adormecía
mis palabras incompletas,
fusiladas sus saetas
con mi negra poesía.
Supe que el tiempo mentía
y que el Diablo era sincero
cundo puse en un florero
una flor de azufre y sombra
y cayó sobre la alfombra
ensuciando el mes de enero.

En sus pétalos marchitos
encontré un pequeño infierno
que en las noches de ese invierno
calentaba mis escritos,
los más grises y malditos
mas también los más hermosos,
aguantando los acosos
de las musas sonrosadas
que querían mis baladas
sin negrores vanidosos.

Me vengué del calendario
sombreando cada herida
de mis folios sin salida,
al rimar casi a diario
contruyendo mi inventario
de una noche que crecía.
Poco a poco yo entendía
que el Diablo era sincero
porque su odio es verdadero,
y que el tiempo me mentía.

Leer más...

22 dic. 2010

Póker de reinas

Te digo de las venus repeinadas,
las obras de taller de cirujano,
que pagan los amores bajo mano,
las reinas de diamantes remozadas.

Te cuento de las más afortunadas,
los mágicos amores de verano,
las que te hacen sentirte más humano,
las reinas de los tréboles amadas.

Te escribo de las barbie-caramelo,
las reinas del color de corazones,
la envidia de la envidia de las chicas.

Y te hablo de las femme fatale de hielo,
las grandes domadoras de emociones,
mis reinas favoritas, las de picas.

Leer más...

Reina de picas

Tal vez un día bajes del altar
en el que tus amantes te han aupado
y encuentres que los besos que no has dado
se encostran en tus ganas de llorar.

Ya sabes que posees, por azar,
un cuerpo para el vicio y el pecado
no obstante, al corazón que hay encerrado,
jamás le has enseñado qué es amar

Marchitas con tus besos a las flores,
quizás alguna vez tú te enamores
y dejes de ser tan mujer fatal.

Lo malo no es que seas mala y fría,
lo malo es que me atrae sentirte mía,
llevarte donde juego de local.

Leer más...

Coces a la luna

Cansado de tantas mañanas
de huecos vacíos,
morirme desnudo en la cama
ya ves, me da igual.
Me dicen las flores marchitas
que no han entendido
el cómo una lágrima escrita
me sienta tan mal.

Maldigo el espejo que miente
y que no me refleja
perdido entre caras de gente
que me deja en paz,
y miro el recorte que han hecho
de una foto vieja
los dedos macabros y estrechos
de la soledad.

Si me da por darle coces a la luna

es que quiero un poco de oscuridad,
pa' cenar con esa amante inoportuna
que me niega mucho más de lo que da,
que una vez quiso enterrarme en el desierto,
sin saber que soy experto en resucitar,
Cuando viste mi cadáver, me hacía el muerto
esperando que te fueras pa`no hablar.

He tirado todas las murallas
de este chabolo
de whisky y perdidas batallas
que pude ganar,
Tal vez necesite otros brazos
si me siento solo
si vuelvo a romperme en pedazos
o no puedo más.

Pero ahora dejadme conmigo
si viene la nieve,
me basta el pedazo de abrigo
de bajo mi piel,
La noche me ha escrito una letra
en bajorrelieve
tal vez recupere mis fuerzas
volviendo a leer.

Si me da por darle coces a la luna

es que quiero un poco de oscuridad,
pa' cenar con esa amante inoportuna
que me niega mucho más de lo que da,
que una vez quiso enterrarme en el desierto,
sin saber que soy experto en resucitar,
Cuando viste mi cadáver, me hacía el muerto
esperando que te fueras pa`no hablar.

Leer más...

21 dic. 2010

Reina de corazones

Te sabes la más guapa, la más bella,
la Venus de Luis Royo, la Afrodita
que inspira el ritmo de una poesía escrita
sin tinta y a la luz de alguna estrella.

Lo siento, pero no beso tu huella,
demuestra que eres más que una bonita
figura de pasión casi infinita,
y tal vez tus caricias me hagan mella.

El cuerpo que te encierra no te ayuda,
desnúdate hasta de tu piel desnuda
y vuelve a presentarme tu dibujo.

Serás la dueña de mil corazones,
pero el mío requiere más razones
que la belleza simple y sin embrujo.

Leer más...

20 dic. 2010

Reina de tréboles

Cansada de pedirle hasta a la luna
un beso que pudiera enloquecerte,
la noche te invitó a probar la suerte
de creerte ser más guapa que ninguna.

Quisiste navegar por mi laguna
creyendo muerta la ley del más fuerte,
lo admito, yo también fingí su muerte,
da las gracias a la Diosa Fortuna.

Fue cosa del azar, pinche destino,
las piedras de la vera del camino
También tienen derecho a la ternura.

El trébol que escondí bajo mi manga
hacía juego con los de tu tanga,
por fin nos sonreía la ventura.

Leer más...

19 dic. 2010

Las vacaciones de Euterpe

Si el viento no se aprende mis canciones
o las nubes ensucian mi obra prima,
olvido que es mi mano la que rima
y pruebo a encarcelar las emociones.

Intento hacer con versos, corazones,
pero al querer sacármelos de encima
me quedo a solas sobre la tarima,
Euterpe se ha cogido vacaciones.

Las musas que poblaban mis veranos
esquivan los inviernos de mi pecho
marchándose y rompiendo mis esquemas.

Y herido, sin un verso entre las manos,
me fundo en lo más duro de mi lecho
soñando con que vuelvan los poemas.

Leer más...

18 dic. 2010

Palos de ciego

Cansado de dar palos tan de ciego,
me embosco entre una sombra y un dolor
anoche le di lumbre alrededor
de un sueño que crecía en torno al fuego.

Quemé la soledad triste del ego,
bajé de los altares, y el valor,
de ser de nuevo humano y perdedor,
mató las ganas de seguir el juego.

No soy más un Abel crucificado,
pues tengo ya la mano ensangrentada
de hundirla sobre el niño que yo he sido.

El sueño que moría calcinado
dejó sobre mi mano una quijada
de un lobo que ladraba hacia el olvido.

Leer más...

17 dic. 2010

Inventario

Esta luna huérfana y sin complejos
este maldito catecismo de humildad,
este arlequín que se mofa por mi espejo,
y me mira desde lejos
ensuciado de alquitrán.

Este verso de tinta de vino tinto,
este mañana tan clónico del ayer,
estos labios que parecen laberintos,
esta carencia de instinto,
estas ganas de perder.

Esta palabra tan distante y tan cercana,
esta macabra bañera de alperchín,
este "lo siento, vuelva usted mañana",
estos fines de semana
castigado y sin salir.

Este pétalo de magnolia kamikaze,
este blues de Brugal y acordeón,
esta alma mía que no sabe lo que hace,
pero que no hace las paces
con mi oscuro corazón.

Este humilde callejón melancolía,
esta añil contraventana a contraluz,
estas sombras de lo que yo te quería,
esta mariposa fría,
este clavo de mi cruz.

Leer más...

16 dic. 2010

Lágrimas de autobús

Nadie ve las lágrimas de un autobús
cuando llueve,
y la ciudad se amotina,
y los charcos se envilecen
de perlas de agua turbia que se atacan entre sí.

¿Acaso una gota sabe el nombre
de su fugaz compañera de caída?
Pues cómo va a entenderse con las lágrimas de aceite
de un dragón ya demasiado viejo
para aprender
ahora
a volar.

Del otro lado del cristal,
del lado seco,
del lado de las luces y las miradas,
la brutal agonía de las palabras
se descompone en un asiento
enfocado hacia el pasado,
que se aleja,
que se estira,
que se queda aullando bajo el agua,
que se repite,
que se muere y no se muere,
que me atrapa en cuanto se abren las puertas
y piso la lluvia.

La noche está fría como el hielo
y las luces se evaporan sin remedio.
Yo tampoco sabía que la ciudad
está llena de autobuses que lloran sin destino.

Leer más...

14 dic. 2010

Reina de diamantes

¿Y cómo va a latir un corazón
vestido, como el tuyo, de esmeraldas?
Desnúdalo si quieres ver tus faldas
perlando el suelo de mi habitación.

Yo esquivo cada golpe de talón
y vivo amando libre a tus espaldas,
tú, presa en un palacio de guirnaldas,
jamás entenderás esta pasión.

Tus lágrimas espejan maniquíes
que por pezones tienen dos rubíes,
y en vez de piel canela, porcelana.

Lo siento, quiero un beso verdadero,
no damas que cabalguen con sombrero,
no busco reina, quiero cortesana.

Leer más...

La palabras que me faltan

Rugen bajo tu vestido
los perros de la madrugada
y el vértigo de una palabra que se pierde.

Repites tu nombre en mi oído y desaparezco,
nada queda de mi ropa,
ni de mis manos,
ni de mi verbo,
ni del rojo ensangrentado de mis labios,
las mentiras eran demasiado afiladas para pronunciarlas.
No sé por qué lo hice,
tal vez te odié más de lo que te amo,
u olvidé que te necesitaba.

Hasta ayer, la noche escrita,
era tan parte mía como tuya,
como un ángel irrompible
hijo de Dios y del Diablo.

Hoy, se me escurren las palabras de mis libros de poemas
y,
no sé,
tal vez duela este no verte entre las páginas,
ni escucharte por los parques
desnudando las magnolias.

Vuelve hacia mí.
Estoy seguro de que las palabras que me faltan
las tienes escondidas en tus labios.

Leer más...

Oficio de difuntos para Enrique

¡Qué Enrique! ¡Qué persona! ¡Qué Morente!
¡Qué lágrima flamenca de alma en vena!
Los cantos se nos mueren de la pena
de andar con una ausencia en el ambiente.

Se fue con el cariño de la gente,
llegó con su flamenco en luna llena,
despega, don Enrique, de la arena,
las playas de Granada dan al frente.

Oírte en tu cantar, verte y no verte,
son formas de ahuyentar la mala muerte
que viene a silenciar la bulería.

Que no cese tu cante jondo y puro,
Lo bueno de morirse es que el futuro
no puede echar por tierra tu alegría.

Leer más...

Nacido para correr segundo

Tal vez nací para correr segundo
quizás perdí mucho antes de empezar
pero jamás supe decir "me rindo",
a los cabrones que no dejan ganar.

Dejé la piel en cada amor que tuve
y nunca supe renunciar al corazón
me columpié del cuello de una nube
pero caí al hacerme mayor.

Y me tuve que conformar...
con mis noches de culo de botella,
con amores que no saben amar,
con las hienas que devoran mi entrepierna,
con esta mitad
partida por la mitad...

Y me tuve que conformar...
con las pulcras mentiras de mi almohada,
con palomas que no pueden volar,
con las manchas de locura en la fachada,
con esta mitad
partida por la mitad...

orillé la escuela
cuando me quisieron dar
clases de obediencia,
de fracaso y humildad.
y ahora no me queda
más que rabia en la pared
los muros se quejan,
nunca tuve buen perder,
Quizás sea cierto,
tal vez yo nací
para ser segundo,
derrotado hasta morir.
Pero no lo acepto,
nunca me ha quedado bien
el traje de luces
de un esclavo del poder.

Así que quien me quiera coger vivo
pues va a tener que aprender a volar.
Tal vez nací para correr segundo
pero la luna me invitó a soñar...

Y me tuve que conformar...
con mis noches de culo de botella,
con amores que no saben amar,
con las hienas que devoran mi entrepierna,
con esta mitad
partida por la mitad...

Y me tuve que conformar...
con las pulcras mentiras de mi almohada,
con palomas que no pueden volar,
con las manchas de locura en la fachada,
con esta mitad
partida por la mitad...

Leer más...

13 dic. 2010

Sonetos epistolares

Sonetos epistolares

Stewart:

Aquí podréis leer nuevos sonetos
que irán con un enlace hacia otras rimas,
leedlas previamente y luego encima,
ponedle mis cuartetos y tercetos.

No sé si original, pero parece
que al menos la experiencia es divertida,
empieza como un juego esta partida,
a ver cómo termina. A ver si crece.

Pasen y vean este epistolario,
que es tan formal y tan estrafalario.
correos de ida y vuelta en el respeto

Lo cierto es que Caronte, aquí mi socio,
resulta ser un hacha en el negocio
tan poco lucrativo del soneto.



Caronte:

Me sigue anonadando, caro amico,
la inmensa habilidad de que haces gala
yo que trabajo siempre a pico y pala
y sudo tinta china sobre el pico

para sacar un verso en abanico
y siempre acaba haciendo rima mala,
y tú, que en tu soneto se acicala,
el verso sucesivo más "bonico"

Me quedo yo a la luna de Valencia
pasmando entre tus versos y la luna,
y a ver cómo termina, a ver si crece.

Haré con nuestra gran correspondencia
en las aguas de mi oscura laguna
La entrada más extensa, lo merece.

Stewart


A ver cómo lo hacemos, mi deseo
es ponerme en contacto en otros medios,
lo que me obliga ya sin más remedio
a pedirte tus señas de correo.

A Google dí tu nombre y tu apellido,
el sólo me dejó una enorme lista
con datos de un bisoño futbolista
y un plan de acción quebrado y malherido.

El tema es el siguiente, se me ocurre:
(que a veces mi cabeza va y discurre)
¿merecen nuestras letras todo un blog?

Si piensas, como yo, que es un buen trato,
envíame un correo con tus datos,
aqui estaré, mirándome el reloj.


Caronte

¿Merece nuestro verbo un blog entero
de muros decorados de anaqueles?
¿Un blog donde colgarnos los laureles
del rítmico correo sonetero?

Lo creo, así que coge un lapicero
y apunta en un rincón de los papeles
ferissas-barrabaja-jotaesele
arroba hotmail punto com-pañero.

Me puedes encontrar casi a diario,
pasando a limpio versos y mentiras
en cuanto el locutorio abre sus puertas.

ya me impaciento con nuestro inventario
de versos de Valencia hasta Algeciras,
Ya sueño y a ver cómo me despiertas.


A medida que van pasando años

Stewart:
A medida que van pasando años
se llevan las maletas más cargadas,
es fácil que no nos sorprenda nada,
y queramos huir de desengaños.

A medida que van saliendo canas,
se van dejando atrás los sueños vanos,
se van entristeciendo los veranos
es fácil despertarse en la desgana.

A medida que nos hacemos viejos
miramos con más odio los espejos
que nos infectan cada cicatriz

Lo suyo es escaparse del rebaño,
para entender lo que nos hace daño,
y vivir cada año más feliz.


Caronte:

Lo cierto es que el espejo no perdona,
que los relojes queman donde escuece,
y es más el tiempo de lo que parece
marcándonos como un líbero en zona.

Cualquier día en la vida tan cabrona
es, a medida que nos envejece,
igual que un anodino martes trece
que nos va arrellanando en la poltrona.

La réplica, cuando la vida muerde,
es ser un viejecito golfo y verde
que aun cree en la gracia de las tonterías.

Tocarle el culo a la suerte indigesta,
y si pierdes algún día tu apuesta
en contra de la vida, que te rías.


Stewart:
Compañero Caronte, ¡Qué fortuna
que vengas a mi cuchitril coqueto!
Y si encima me escribes un soneto,
mi trastero se vuelve tu Laguna.

¡Menudo honor, en serio. No es secreto
que en esta cara inculta de la Luna,
el verso se atraganta si en ayunas
se lo das a probar a los catetos.

Se salvan, compañero de la quema,
tus versos, tus palabras, tus poemas.
Harás diana siempre que dispares.

Amigo de las redes internautas,
propongo que sigamos esta pauta
y hagamos "Sonetos Epistolares".


Caronte:

Acepto amigo mío yo este reto,
sumándome al esfuerzo literario
de dar luz al patrón epistolario
con la cadencia innata del soneto.

Lo haré lo bien que pueda, lo prometo,
mas junto a ti parezco yo un becario,
quizás deba buscarme otro adversario
más flojo y no este rey del alfabeto.

Primero fueron Góngora y Quevedo,
más tarde Fito Páez y Sabina,
ahora van Stewart y Caronte.

Mas eso sí, la daga del aedo
la haremos roma con "Buenrrollitina",
yo soy un aprendiz, tu un mastodonte.


Stewart:

Confieso que tu aire de Sabina
me tuvo a tu bitácora abonado,
y ahora que en mi casa estás sentado,
ya sabes, métete hasta la cocina.

Y ahora que está el hielo destrozado,
y que he tomado la "Buenrrollitina"
confieso que los dedos me patinan
sacándole estos ripios al teclado.

Dan vértigo los grandes puestos juntos:
Fito, Sabina, Góngora, Quevedo...
Y tu nombre y mi nombre en esa lista.

Lo cierto que que a esta hora me pregunto
si puede más un "quiero" que un "no puedo",
y me respondo "Sí", dime optimista.


I prefer it real

Caronte:
Prefiero a Miss Cualquiera que a la Rita,
mejor, orgasmo sucio que fingido,
prefiero carne y hueso que imprimido,
mejor, la Pachamama que Afrodita.

Prefiero colegiala que Lolita,
mejor, desnuda que con el vestido,
prefiero amor a un siglo compartido,
prefiero fea y sexy que bonita.

Mejor, muñeca hinchable que la Nancy,
y oyendo tangos de Gardel y Manzi,
prefiero Buenos Aires a París.

Prefiero mucho y mal a bien y poco,
mejor, porno casero que el de Rocco,
Mejor, la mujer que los maniquís.


Stewart:

Es lógico y normal, amigo mío,
que elijas cualquier cosa antes que a Rita,
la Barbi de Valencia da grimita,
me dan, de imaginarlo, escalofríos.

Del resto de los temas que prefieres,
qué quieres que te diga, te comprendo,
Las flores del amor nos van haciendo
permeables a todos los placeres.

En cambio, compañero, me rebelo,
por no decir me tiro de los pelos,
leyendo "mucho y mal a bien y poco"

Los años me enseñaron, y la vida,
la cura que te cura cada herida:
Hacerlo mucho y bien, como los locos.


Caronte:

¡Mi madre! dios me salve de esa Rita
te juro que en la "Jeiguorz" yo pensaba
le sobra tripa, cara y mala baba,
a la alcaldesa, yo antes voy con Chita.

Hacerlo mucho y bien... gloria bendita,
más pasa lo que ayer no me pasaba,
la musa que hace tiempo me velaba
me deja ahora a dos velas y sin guita.

Carajo, pues qué quieres que te diga,
va a ser que cuando la miseria obliga
te vale poco y mal antes que nada.

tú tienes suerte, yo tengo complejo,
los años no me enseñan, me hacen viejo,
"like a Rolling Stone" de mi barriada.


Stewart:

Los años, caro amico, como dices,
enseñan y hacen viejo, dos por uno,
y en el momento más inoportuno
te emborronan la piel con cicatrices

A eso me refiero, a que es ahora,
cuando hay que atar la musa a nuestro lado,
para evitarle penas al teclado
que huérfano de dedos gime y llora.

El caso es que elegir lo que se oferta,
sin ver al otro lado de la puerta,
es buscarse un destino burdo y zafio.

Lo suyo es enfrentarse a la miseria,
que te pinta la vida dura y seria.
Cerrar con suspensivos tu epitafio.


Reina de diamantes

Caronte:

¿Y cómo va a latir un corazón
vestido, como el tuyo, de esmeraldas?
Desnúdalo si quieres ver tus faldas
perlando el suelo de mi habitación.

Yo esquivo cada golpe de talón
y vivo amando libre a tus espaldas,
tú, presa en un palacio de guirnaldas,
jamás entenderás esta pasión.

Tus lágrimas espejan maniquíes
que por pezones tienen dos rubíes,
y en vez de piel canela, porcelana.

Lo siento, quiero un beso verdadero,
no damas que cabalguen con sombrero,
no busco reina, quiero cortesana.


Stewart:

Amigo, yo en las artes amatorias,
en usos y costumbres pasionales
tambien prefiero pálpitos reales,
real de realeza: esta es mi historia.

Mi cortesana siempre fue princesa,
ya sé que suena cursi, pero miento
si digo lo contrario a lo que siento:
tras doce años viene y me embelesa.

Y ahora para colmo, la muchacha,
que deshace mi cama, me despeina,
me abraza, me consuela y me cobija

su título se arranca, va y lo tacha,
y se viste por dentro como reina,
porque ahora la princesa es nuestra hija.


A Enrique Morente (In memoriam)

Stewart:

Tu voz, tan grande y pura, tan gigante,
tus manos, tan crispadas y tu frente,
hoy sienten una fuerza diferente...
el cielo estará allí donde tú cantes.

La Torre de la Vela a media asta,
Granada mira al cielo para oírte,
¡qué mala idea, Enrique, esta de irte!
a buen entendedor tu duende basta.

Que se callen los llantos, que hable el sabio,
que está con un "quejío" entre los labios.
Los que quieran llorarte que se esperen.

¡Qué genio, qué fusión, qué buena gente!
no se le olvide a usted señor Morente
que los viejos flamencos nunca mueren.


Caronte:

¡Qué Enrique! ¡Qué persona! ¡Qué Morente!
¡Qué lágrima flamenca de alma en vena!
Los cantos se nos mueren de la pena
de andar con una ausencia en el ambiente.

Se fue con el cariño de la gente,
llegó con su flamenco en luna llena,
despega, don Enrique, de la arena,
las playas de Granada dan al frente.

Oírte en tu cantar, verte y no verte,
son formas de ahuyentar la mala muerte
que viene a silenciar la bulería.

Que no cese tu cante jondo y puro,
Lo bueno de morirse es que el futuro
no puede echar por tierra tu alegría.

Leer más...

11 dic. 2010

I prefer it real

Prefiero a Miss Cualquiera que a la Rita,
mejor, orgasmo sucio que fingido,
prefiero carne y hueso que imprimido,
mejor, la Pachamama que Afrodita.

Prefiero colegiala que Lolita,
mejor, desnuda que con el vestido,
prefiero amor a un siglo compartido,
prefiero fea y sexy que bonita.

Mejor, muñeca hinchable que la Nancy,
y oyendo tangos de Gardel y Manzi,
prefiero Buenos Aires a París.

Prefiero mucho y mal a bien y poco,
mejor, porno casero que el de Rocco,
Mejor, la mujer que los maniquís.

Leer más...

8 dic. 2010

A la carrera

Solo una vez me enseñaste a seguir
siendo el niño que se acuna en tus brazos
pero hoy la luna me invita a salir
mientras el cielo se cae a pedazos.

Lo siento mucho, no es para mí
que fuera llueva y yo siga sentado,
sabes que me harté de oírte mentir
¿No ves que ahora llueve sobre mojado?

Me desespera
esta manera de malvivir
tan lejos de ti
pero a tu vera,
será mejor que nos larguemos de aquí
mi luna y yo, a la carrera.

Quemé demasiadas naves por ti,
no sé vivir tan solo de las rentas
de un amor que dejó de latir
hace ya tanto que no lo recuerdas.

Éramos dos proyectos de arlequín
colgados de una nube de diseño
soñando con llegar hasta el fin
de un sueño que se nos quedó pequeño.

y aunque fue contigo con quien aprendí
a bajar de seis en seis las escaleras
hoy la luna ha venido a por mí
y voy a escapar... con ella a la carrera

Me desespera
esta manera de malvivir
tan lejos de ti
pero a tu vera,
será mejor que nos larguemos de aquí
mi luna y yo, a la carrera.


Y reconozco que al principio te creí
que tus palabras parecían sinceras,
no sabía que era tan fácil mentir
cuando tienes un vestido de embustera.

Ahora que no nos queda más que decir
ahora que el silencio es una espada,
un arma más que podemos blandir
para asestarnos otra puñalada.

Me desespera
esta manera de malvivir
tan lejos de ti
pero a tu vera,
será mejor que nos larguemos de aquí
mi luna y yo, a la carrera.

Leer más...

6 dic. 2010

Si la magia se hace rima

El rumor que descalabra
a mis musas desde el techo
me ha dejado sobre el pecho
solamente una palabra,
un fugaz "abracadabra"
que ha trepado hasta mis labios,
que jamás serán tan sabios
de decirlo como deben
mientras las lágrimas llueven
sobre el blues de mis agravios.

Si la magia se hace rima
tal vez tenga alguna opción
de agarrar la depresión
y quitármela de encima,
de surgir desde la sima
a enfrentarme con mi espejo,
y a arrancarme del pellejo
esta huella de Caín
que me aleja del bombín
del que yo jamás me alejo.

Volveré a ser el de antes
si mi verbo se hace magia,
deteniendo la hemorragia
de estas musas trashumantes,
con dos versos asonantes
que me miren a los ojos
y se postren en hinojos
enseñándome un poema
que me salve de esta quema
de angustiosos trampantojos.

Leer más...

5 dic. 2010

Aterriza como puedas

Para el incombustible Leslie Nielsen.
Hasta siempre, maestro.
Te dedico mi entrada nº 200.


Aterriza como puedas
que la muerte va con prisa
por llevarse a tus amantes,
angelito de la risa.
Aunque nunca ganó un oscar
su humor bien vale una misa
así que antes de borrarnos
de la cara esta sonrisa,
aterriza como puedas
angelito de la risa.

Vaya mierda de epitafio,
vaya ripio tosco y llano,
¿Quién me vende un buen poema
para un genio tan humano?
tan artista de comedia,
tan bufón americano,
¿Quién nos queda tras de ti,
gran actor de pelo cano?
Vaya mierda de epitafio
Para un genio tan humano

Leer más...