4 oct. 2014

Los cuentos que yo cuento

Al cumplir los 40 27, Peter Pan,
dejó de volar
cansado de soñar un mundo mejor,
y a cara de perro mirar el reloj,
cayó en el sillón
y el televisor
le dijo: "No tienes edad pa' luchar".

Y se marchitaron las flores mal pintadas de los parques
y Bella y Bestia estuvieron veinte días sin tocarse.
Se encontraron el Gato con Botas y el flautista
para cazar ratones ciegos en la autopista.

Siete enanos rompen el silencio de la madrugada
al salir de su cueva a un bosque que se queda en nada.
Sirenita se ahoga en petróleo en un mar de dudas,
y, a las doce, Cenicienta, queda sola y desnuda.

Y no sé, si soy yo o qué será
que los cuentos que yo cuento acaban mal.
Que no sé, si es mentira o es verdad,
pero los cuentos que te cuento acaban muy mal.

Y al caer en la hoguera sin control
de la Inquisición
Pinocho ardió, pobre infeliz,
acusado de ser mentira y existir.
Y antes de morir
gritó "Yo no fui"
y envuelta entre llamas creció su nariz.

Con 16 recién cumplidos Caperucita se fugó de casa
con un lobo delincuente que la dejó embarazada,
Y la aguja de la rueca que pinchó a Bella Durmiente
vacía una jeringuilla en un local de mala muerte.

Al soldado de plomo lo mató una bala de carne
que una banda de tres cerdos logró dispararle,
A Gulliver lo exiliaron sin razón de Liliput
y los republicanos destronaron al príncipe azul

Y no sé, si soy yo o qué será
que los cuentos que yo cuento acaban mal.
Que no sé, si es mentira o es verdad,
pero los cuentos que te cuento acaban muy mal.

Y al cumplir 40 años 27 y tres minutos, Peter Pan,
al fin apagó
el televisor y dejó de esperar.
Cogió una libreta en blanco y sin final
consiguió soñar
un mundo ideal
abrió la ventana y se puso a volar.

Y no sé, si es mi vida o qué será
que este cuento que he contado no acabó tan mal.
Que no sé, si es mentira o es verdad,
pero este cuento al final no acabó del todo mal.

Leer más...