30 ene. 2015

Lo contrario de horizonte

Caducan las palomas en el cielo
y estudio veinte excusas por motivo,
la tinta me silencia lo que escribo
y advierto alguna cana ya en mi pelo.

Por eso, aunque me niego y me rebelo,
el alma se me cierra por derribo
y el suelo de esta cárcel en que vivo
se olvida que jamás quiso ser suelo.

Soy reo en este sueño del barquero
que sueña con soñar con ser Caronte,
y vive preso eterno de su mito.

Así, en el antónimo del "Quiero".
Aquí, en lo contrario de horizonte.
Ahora, en el anverso de infinito.

3 comentarios:

Stewart Mundini dijo...

CHAPEAU!!!

ChTR dijo...

Va a ser verdad lo que dijeron sobre tu optimismo moderado y el constante conflicto de tus pesonajes, o en este caso, de tu propia persona y tu forma de enfrentar tu crecer en este mundo.

Excelentes letras, como siempre.

Anónimo dijo...

Excelente