28 jun. 2017

A la hora de la siesta

Dedicado a mis "compis" D2D de Cruz Roja
y, por extensión, al resto de todos aquellos
que hemos trabajado en 'fundraising'.

A la hora de la siesta,
cuando los vencejos hablan
y las calles paren fuego.

A la hora de la siesta,
dos y media de la siesta,
se estremecen las caricias
y una lágrima de niño
cae desnuda sobre un vaso
mitad de leche y mitad de agua.

Gira el mundo como siempre
y asaetan los relojes
la noción de la importancia.

Todo eso ocurre
a la hora de la siesta,
tres en punto de la siesta.

Cuando agitan los grilletes
unas manos inhumanas
que huelen a violencia, alcohol y muerte.

A la hora de la siesta,
tres y media de la siesta,
los ancianos hablan solos
y un cadáver descuidado
arriba a las playas de la desmemoria.

Los presos del infierno,
de todos los infiernos conocidos,
agitan desesperadamente
una mano que es piel y hueso
a la hora de la siesta,
cuatro en punto de la siesta.

Tiembla la tierra,
arden los montes,
truenan las balas,
suenan los timbres...
a la hora de la siesta.

Leer más...

16 jun. 2017

Ruido (para Mia)

Una lágrima encarnada
bajo aquella luna triste
cae, ahora que te fuiste,
En la tarde desalmada.
Bajo el yugo de la espada
del Destino Envilecido
se acalló el dulce maullido
que acunaba mi conciencia
y ahora solo queda ausencia
y silencio entre este ruido.

Ruido de otro verso escrito,
ruido de hojas en el viento,
ruido desde aquel momento
que cazaste el infinito.
El dolor que ya no evito
hasta ayer me tuvo cuerdo;
otro mundo en el que pierdo,
otra nada que retumba.
En mi vida está tu tumba,
y en mi mente, tu recuerdo.



Hasta siempre, Mia.

Leer más...