24 sept. 2007

A la muerte de Marcel Marceau

Silencio. Se rompió la risa muda
se agrietó finalmente la desnuda
ovación del respetable.

Los vientos hoy resoplan aún más fuerte
sobrehinchando el velamen de la Muerte
que ni siquiera se sintió culpable.

El humor no responde más llamadas,
se quedó a consolar las carcajadas
que lloraron este trago amargo,

nos quedamos estafados con el timo
de que este espectáculo de mimo
iba a ser un poco más largo.

¿Ahora quién sonreirá los malhumores
de este gualda siglo de ordenadores
con su "bip" que repiten como loros?

Encerrado en su cristal templado,
con el ebúrneo maquillaje emborronado
el silencio hace mutis por el foro.

2 comentarios:

B dijo...

Realmente... COMO LO HACES?
que arte...

Traven dijo...

Era sin duda un genio, y el tuyo, un bello homenaje.