18 ene. 2020

Defiéndannos

Defiéndannos, excelencias,
de las botas que marchitan el asfalto,
de las alas que se llevan nuestros techos
y la mierda que manchaba las banderas.

Defendednos, compañeros,
de ese ruido de los sables y los humos,
de los libros que caminan en silencio,
y la impúdica indemnidad de la mentira.

Defendednos todas juntas,
de los muertos que robaron el futuro,
de los nudos que asfixiaban al progreso,
y las botas a medida en nuestros cuellos.

Defendednos y nosotros
en las calles, en las urnas, en el alma,
gritaremos, lucharemos, venceremos,
para, unidas, defender que se podía.

Leer más...

27 nov. 2019

Cero en Carisma

Canción escrita para ser cantada por
Def Con Dos, criticando a Def Con Dos
por su último 'single' "Stop Puritanismo",

Recuerdo esos tiempos cuando
tras una tarde de manifa
acabábamos follando
bajo una bandera 'antifa'.

Nuestra idea de las mujeres
de la verdadera izquierda
se medía por las veces
en que se abrían de piernas.

Bendita presión de grupo
de ser hembra 'liberada':
"Soy moderna y te la chupo
aunque no me pongas nada".

Ahora se han empoderado,
están venciendo al patriarcado
y nos mandan a la mierda.
Ya no creemos en Marx,
si no podemos follar
no nos gusta ya esta izquierda

No sé si se han vuelto castas
o se han hecho más listas,
pero ya no funcionan mis chapas
de aliado feminista.

¿Por qué les dais el poder
de pensar por ellas mismas?
¿Ahora qué vamos a hacer
con un 0 en carisma?

¡Cero en carisma!
(Nadie nos busca, nadie nos ama,
nadie nos quiere llevar a la cama)
¡Cero en carisma!

Estamos muy decepcionados
con esta nueva ideología;
Si nosotros no cambiamos,
¿por qué cambian las tías?

Ya no vienen a las orgías
aunque ellas nunca paguen
y se pasan todo el día
mencionando a Judith Butler.

Prefieren ir a las charlas
de feminismo abolicionista,
y, teniendo madre y hermanas,
nos llaman cerdos machistas.

Hoy día todas quieren ser
dueñas de su sexualidad,
y no catamos mujer
desde que se fue Aznar.

Ahora se han empoderado,
están venciendo al patriarcado
y nos mandan a la mierda.
Ya no creemos en Marx,
si no podemos follar
no nos gusta ya esta izquierda

No sé si se han vuelto castas
o se han hecho más listas,
pero ya no funcionan mis chapas
de aliado feminista.

¿Por qué les dais el poder
de pensar por ellas mismas?
¿Ahora qué vamos a hacer
con un 0 en carisma?

¡Cero en carisma!
(Nadie nos busca, nadie nos ama,
nadie nos quiere llevar a la cama)
¡Cero en carisma!

Han logrado que tiremos
a la basura de la esquina
nuestros pines de Podemos
y nuestras palestinas

Ahora votamos a Abascal,
somos hombres discriminados.
Hemos hallado nuestro lugar
en el heteropatriarcado.

Leer más...

30 sept. 2019

Cuellos y botas

Soy de esos.

De los oprimidos,
de los castigados,
de los flagelados.
Siempre lo fui.

Nací con una bota sobre el cuello
y cuando las lágrimas me nacían a un metro del suelo
soñaba con librarme de ella,
de ese peso que lastraba mis alas
y hundía en el barro mis pies;
quería volar como el resto.

Hasta que me puse mis gafas de tinta,
con olor a libro viejo,
y vi.

Vi que esa bota era solo una más,
tan común como el mismo aire,
perdida en un océano de suelas y nucas.

Por eso,
siempre seré de cuellos y no de botas.
Uno más de esos.
De los humillados.
De los pisoteados.
De los olvidados.

Por eso, aunque los relojes me desamparen,
seguiré siendo el niño lloroso,
el de los pies sucios,
el de las alas cortadas...

Y por eso, siempre,
condenaré las huellas

y curaré las pieles.

Leer más...

26 sept. 2019

Volando

Memorias de Ámsterdam

¿Y si volamos?
¿Y si abrimos las alas
y nos abrimos al tiempo
a un mundo infinito?

Si dejamos atrás lo que somos
tal vez el viaje merezca la pena.
Ya sé que nunca seré el mismo;
cambio como las horas,
como las luces,
como el sol de sitio.

Pero aquí,
rodeado por las tres partes del alma
seguiré siendo yo
en lo más profundo de los pozos
y lo más alto de los cielos.

Antes me seducía todo el recorrido de algún modo,
ahora mismo solo tengo este río discurriendo ante mí,
ajeno, maléfico, santo, tétrico, etéreo, redundante, desconocido, abúlico y mordaz.

Y me siento bien.
Volando.

Leer más...

16 sept. 2019

Cuenta conmigo

Cuenta conmigo.
Cuando no te salgan las cuentas,
si se abandonan los cuentos en tu mesilla
y te cobran los sueños al contado,
o cuando estés en tiempo de descuento,
cuenta conmigo.

Sabes que estoy al final de tu mano
mientras pateas las hojas de la primavera,
contando los días con tus dedos,
sonriente y callado.

También estoy junto a tu cama
emboscado para ahuyentar tus pesadillas,
contando todas las galaxias fosforescentes
que, cuando podía volar, pegué en el techo
para que iluminaran tus noches.

Conozco las letras y los números,
tengo la mano tendida y el corazón
con un hueco definido donde caben troquelados
tus besos infinitos.
Es todo lo necesario para contar
y que cuentes conmigo.

Cuenta conmigo
como contábamos siempre juntos
"Érase una vez
una princesa hecha de sueños
y un rey hecho de abrazos".

Leer más...

2 sept. 2019

Mil veces repetido

El temor de un verso plagiado del espejo
araña las esquinas descuadradas de mi sueño,
y queda el sollozo encarnecido
y el silencio,
siempre el silencio.

Hace mucho tiempo que mis manos son de alquitrán y vodka
y no encuentran el camino de vuelta de mis noches largas
para escribir una sombra más alta que la otra.
Tanto tiempo ya
que ni recuerdo cuántas de las veintisiete
se escapaban del renglón
o tenían un alma propia.

Dicen que tengo una poesía
(otra más...) (quizá mejor...)
escondida en el rabillo del ojo.
Será verdad.
Porque las voces que me acechan cada noche
me juran que ellas nunca mienten.

Entretanto mi vida sigue siendo
un inmarcesible trajinar de persianas de cartón,
puertas sin cerrar,
y ventantas con vistas al pasado.
Un círculo abúlico y cansino,
es decir:
El mismo verso indescifrable
mil veces repetido.

Leer más...

13 jun. 2019

Corazón de hielo y fuego

Es un corazón tan grande
que abraza al mundo entero,
Y tan pequeño
que cabría entre dos manos.

Ha luchado batallas que nadie merece
de esas que destrozarían un ejército de dragones
y barrerían del mapa legiones de titanes.
De todas ellas salió victorioso
y sonriente.

Le quedan cicatrices y recuerdos,
también sueños y utopías,
todas entremezcladas en un rugido de tambor.

Dicen que sabe reír
y llorar.
Aun cuando es solo un corazón sin labios ni ojos.
Será verdad, porque yo le he visto hacerlo.

Cuentan también
que en su última batalla sigue sonriendo,
precisamente porque sabe
que no será la última;
Que aún le quedan más guerras,
más cicatrices,
más recuerdos,
más sueños,
más utopías…

Le queda mucha más vida que latir.

Leer más...