14 dic. 2010

Reina de diamantes

¿Y cómo va a latir un corazón
vestido, como el tuyo, de esmeraldas?
Desnúdalo si quieres ver tus faldas
perlando el suelo de mi habitación.

Yo esquivo cada golpe de talón
y vivo amando libre a tus espaldas,
tú, presa en un palacio de guirnaldas,
jamás entenderás esta pasión.

Tus lágrimas espejan maniquíes
que por pezones tienen dos rubíes,
y en vez de piel canela, porcelana.

Lo siento, quiero un beso verdadero,
no damas que cabalguen con sombrero,
no busco reina, quiero cortesana.

2 comentarios:

Stewart dijo...

Amigo, yo en las artes amatorias,
en usos y costumbres pasionales
tambien prefiero pálpitos reales,
real de realeza: esta es mi historia.

Mi cortesana siempre fue princesa,
ya sé que suena cursi, pero miento
si digo lo contrario a lo que siento:
tras doce años viene y me embelesa.

Y ahora para colmo, la muchacha,
que deshace mi cama, me despeina,
me abraza, me consuela y me cobija

su título se arranca, va y lo tacha,
y se viste por dentro como reina,
porque ahora la princesa es nuestra hija.

Anónimo dijo...

los dos estais haceindo q el soneto no sea ya de cilificaion vedada para el resto de los mortales q solo lean por el echo de mantenerse un rato ocupado nada por el estilo si no un talonario de uso comun en todo aquel q quiera y sienta la necesidad de q le esteremescan lo mas profundo de su ser .. una gran moneda de cambio ... yo os leo y vosotros me enriqueseis con vuertras cosas,,llamemoslo....... " S O N E T O " hos prohibo q dejeis de hacerlos es mas os lo exijo humildemente ,,,,,, gracias por ser meomo sois quueridos hijos