10 ene. 2019

Mi patria

Mi patria es la clase obrera,
la nativa y la extranjera.
Es la gente que madruga,
es el niño y es la vieja.
No es Amancio, no es Botín,
no es Casado ni Rivera,
no es Felipe ni Abascal,
no es Sánchez ni es Iglesias.
No es Velázquez ni Gaudí,
Blasco Ibáñez ni Espronceda,
ni Cervantes ni Buñuel,
ni Sabina, Goya o Cela.
É o galego, eta euskara,
es mi idioma i ès ma llengua
Son mujeres maltratadas,
'mariquitas’ y 'bolleras’,
el obrero que despierta
de un porrazo en la cabeza,
es mi patria el estudiante
que se alza y que protesta.
el calé, el animalista,
el transgénero, el 'paleta',
es la 'kelly', el oprimido,
el humano tras las rejas,
es el negro jornalero,
el maestro y la enfermera,
¿El soldado que dispara?
No es mi patria, ni es mi guerra.
No es mi patria un himno sacro,
ni vestidos de flamenca,
no es un toro asesinado,
ni es un plato de paella.
No es mi patria tu gobierno,
ni es mi patria mi bandera,
no son muescas en un mapa
que rodean tus fronteras.
Es mi patria musulmana,
íbera, romana y celta,
es cristiana y visigoda
es gitana, maya y persa.
Es mi patria un ente inmenso,
que respira, vive y piensa.
Mi patria es la clase obrera,
La nativa y la extranjera.

Leer más...

3 ene. 2019

Un gato callejero

Aprovecha
que estoy libre esta noche,
que ha salido la luna
y que me conozco los tejados.

Desespera,
que si esperas, mañana,
nos habrán dado las uvas
y habremos perdido el pasado.

Reconoce
que no somos perfectos
el uno para el otro
y que estás destinado a olvidarme.

Pero esta noche
el futuro no existe
y solo somos dos locos
devorándose como bestias salvajes

No soy más que un gato callejero
enamorado del brillar de los luceros,
solo soy un vulgar copo de nieve
empeñado en que su historia es diferente.
Soy tan solo un gato que merodea
entre las sombras sin calor de tu azotea,
que maúlla que la calle es su elección
mentras pinta en la luna un corazón.

Aligera
que se acaban las horas
y mañana seremos
dos extraños que nunca se miran.

Y a la vuelta
me hallarás por las calles
diciendo "no te quiero"
a sabiendas de que era mentira.

Sé que he dicho
que yo tengo en el pecho
murallas de cemento
pero son todas imaginarias.

Es sencillo:
finjo ser invencible
y me derrumban los besos;
besos de esos que nunca me daban

No soy más que un gato callejero
añorando las caricias que me dieron,
solo soy uno más entre la gente
empeñado en que su historia es diferente.
Soy tan solo un gato que merodea
entre las sombras sin color de tu azotea,
diciendo que la calle es su elección
mientras pinta en la luna un corazón.


Leer más...

14 dic. 2018

Soneto para Mónica

Crece con pasos de alegre ciprés,
cumple mil días con cada pisada,
y mis caricias de polvo de hada,
le hacen cosquillas de magia en los pies.

Sube escalones de veinte en tres,
vive los sueños que pueblan su almohada
y hace encenderse a la noche cerrada
con carantoñas que van del revés.

Rompe las nieblas que vagan mi mundo,
me resucita a cada segundo,
dándome aliento con cada suspiro.

Deja un aroma de fresa en el viento,
y acurrucada en las uves de un cuento
duerme feliz sin saber que la miro.

Leer más...

4 dic. 2018

Perdóname los celos

Escucha,
siéntate a mi lado,
perdóname los celos.
Pero no perdones nunca los de nadie,
ni siquiera los míos.

Quiero que seas mía para siempre.
Que seas mía y que no.
Que no te guste,
y te rebeles,
y me abandones;
que abras tus blancas alas y vueles lejos,
tan lejos como puedas de mí,
libre y sin preocupaciones.
Pero, también, que mantengas tus pies en el suelo
y vuelvas siempre,
porque te quiero siempre aquí.

Te quiero guapa
y fea.
Te quiero alta, bajita, gorda, delgada,
zurda y diestra.
Fuerte y delicada, lógica y bohemia.

Quiero que seas dura, de acero duro,
para que nadie pueda aprovecharse de ti,
y tan cándida y generosa
que todos lo hagan.

¿Sabes? No lo sé todo.
Nunca lo supe.
No sé siquiera lo que quiero que seas.

Bueno, sí, tan solo una cosa.
Quiero,
hija mía,
y que esto sea lo más importante,
que hasta el último suspiro de tu vida,

seas solamente tú misma.

Sé que estaré orgulloso.

Leer más...

19 nov. 2018

Cuando los leones rugen

Cuando los leones rugen,
las gacelas sueñan con abrir las alas
y los búfalos, con colarse bajo el limo protector
a cubrirse en las raíces de la Historia.

Cuando rugen los leones
se ennegrece la sangre por las venas
de ese cuello que ha nacido ya
con la condena inapelable del colmillo,
y la sabana entera es inusitado tamborileo
de los pechos resecos de vida
que se sincronizan con el miedo.

Es en ese estremecimiento que los ríos se desbordan
de la sangre de los esclavos cadáveres del ahora;
en esta lucha del que mata por sobrevivir
y el que sobrevive solamente
para ser matado otro día.

Pero llegará la hora
en que una presa, sacudiéndose,
rompa el viento con su grito
y enhebre respuestas por la Tierra.

Y cuando los 'sinnombre' rujan,
aúllen y graznen,
hablen por fin y griten,
a los leones tan solo les quedará
el innoble derecho al pataleo.

Cuando los cazados se rebelen,
con fulgores de cuerno,
de muela y de pezuña...
Todos bajo un himno de hartazgo y bilis,
las normas darán vuelta de campana plañidera.

Y en la noche más cerrada,
como una letanía insobornable,
únicamente sonará
el temible
                     aullido
                                    de las presas

Leer más...

19 ene. 2018

Verás

Y un año y medio después... 
finalmemte acabo esta extraña trilogía.


Verás la luz
de un día dulce y nuevo
cruzar tu cuarto
para enredarse juguetonamente
a los pies de tu cama.
Pero en el raro caleidoscopio
de las virtudes grises de mi ausencia,
las formas que te acunan cada noche
te dirán que no son mis manos
las que pintan en tu piel la suavidad.

Verás colores,
mezclados y brillantes,
entre tus piernas,
pero sin la repentina calidez
que tomaban tus heridas en mis dedos,
y en la siguiente oración tuya
no estarán escuchándote mis caricias,
sino otras más violentas y más dulces,
que te lleven a otro orgasmo distinto, diferente,
pero nunca al mismo.

Verás mil cosas,
cosas que no verías
jamás conmigo.
Y tal vez te sean suficientes
para hacerte creer que me olvidaste,
sin que sepas que aún habito ahí, en tus sueños.

Verás mi sombra una noche junto a tu cama,
pero será,
solo será, mal que te pese,
una sombra.

Leer más...

24 oct. 2017

Dos perros verdes

Para A. 


Han caído ya las hojas
del olivo milenario
que planté cuando nací.
Y las llagas de la boca
y los dientes y los labios
ya no saben a alperchín.

Hoy por fin ha amanecido
y he quitado las persianas,
saludando al porvenir
Puedo al fin ser quien he sido
sin enjugarme las ganas
de volver a sonreír.

Ven a verme al fin del mundo,
ven a desligarme el nudo
que me ahoga el corazón.
Desaloja mis pesares
que han cerrado todos los bares
y quedamos tú y yo.
Esta Semana Te He Escrito Rimas
para quitarme de encima
las ganas de caminar
del fiasco hacia el ayer,
hoy ya me sobran los pies
me has dado alas para volar.

Leer más...

12 sept. 2017

Como ovejas

Un pequeño punk-rock facilón con toques de Rosendo

Víctimas del precio a convenir,
este signo es su valor,
lo que compras por tres mil
lo fabrico en veintidós.

Fibras de diseño y pedigrí
para vender la ilusión
de que me parezco a ti,
tú que vales un montón.

Todos como ovejas al redil,
en la fila y sin salir,
pongan precio a mi riñón.
Todos con la misma cicatriz,
con la misma directriz,
y con el mismo patrón. 

Víctimas de la precariedad,
de ser carne de cañón,
vives para trabajar
y lograrme otro millón.

Tu sueldo es lo justo pa pagar
Tu miseria y mientras, yo
me embolsaré un pastizal
empapado en tu sudor.

Todos como ovejas al redil,
en la fila y sin salir,
rectos a la explotación.
Tu vida me pertenece a mí
si quieres sobrevivir,
pasa el aro del señor.

Víctimas de un mal sistema gris,
que gobierna la nación
candidatos de postín,
títeres de un ser mayor.

Vota para poder ser feliz,
vota a la revolución
de girar para seguir
en la misma dirección

Todos como ovejas al redil
en la fila y sin salir,
hijos de la maldición
de esta libertad llena y sin fin,
hoy podemos elegir
entre el lobo y el león.

Víctimas del arte de mentir,
lo que tú quieras saber
yo te lo voy a decir,
ven y desinfórmate.

Puedo inventarme y construir
lo que está mal o está bien,
yo lo puedo decidir
porque tengo el poder.

Todos como ovejas al redil
en la fila y sin salir,
enciende el televisor.
todo lo que acaba de ocurrir
solo puede existir
si lo escuchas con mi voz.

Leer más...

28 jun. 2017

A la hora de la siesta

Dedicado a mis "compis" D2D de Cruz Roja
y, por extensión, al resto de todos aquellos
que hemos trabajado en 'fundraising'.

A la hora de la siesta,
cuando los vencejos hablan
y las calles paren fuego.

A la hora de la siesta,
dos y media de la siesta,
se estremecen las caricias
y una lágrima de niño
cae desnuda sobre un vaso
mitad de leche y mitad de agua.

Gira el mundo como siempre
y asaetan los relojes
la noción de la importancia.

Todo eso ocurre
a la hora de la siesta,
tres en punto de la siesta.

Cuando agitan los grilletes
unas manos inhumanas
que huelen a violencia, alcohol y muerte.

A la hora de la siesta,
tres y media de la siesta,
los ancianos hablan solos
y un cadáver descuidado
arriba a las playas de la desmemoria.

Los presos del infierno,
de todos los infiernos conocidos,
agitan desesperadamente
una mano que es piel y hueso
a la hora de la siesta,
cuatro en punto de la siesta.

Tiembla la tierra,
arden los montes,
truenan las balas,
suenan los timbres...
a la hora de la siesta.

Leer más...

16 jun. 2017

Ruido (para Mia)

Una lágrima encarnada
bajo aquella luna triste
cae, ahora que te fuiste,
En la tarde desalmada.
Bajo el yugo de la espada
del Destino Envilecido
se acalló el dulce maullido
que acunaba mi conciencia
y ahora solo queda ausencia
y silencio entre este ruido.

Ruido de otro verso escrito,
ruido de hojas en el viento,
ruido desde aquel momento
que cazaste el infinito.
El dolor que ya no evito
hasta ayer me tuvo cuerdo;
otro mundo en el que pierdo,
otra nada que retumba.
En mi vida está tu tumba,
y en mi mente, tu recuerdo.



Hasta siempre, Mia.

Leer más...

20 mar. 2017

Distancia

Se enquista en mi palabra el trampantojo
de hacer rimar tu rosa con mi cana,
y guardo el verso para que mañana
lo leas o lo olvides a tu antojo.

Te quiero y lo confieso sin sonrojo,
tejiéndote el soneto que se hilvana
trenzado a los acordes de una nana
que acune así a la niña de mi ojo.

Me arropo con tu sueño y con mi frío
las noches que me acuesto en el baldío
que aleja mis memorias de tu infancia.

Despierto y sobrevivo porque espero
vencer y deshacer el aguacero
que cae sobre el papel de esta distancia.

Leer más...

20 feb. 2017

Me gusta

Me gusta que mis manos se junten en tu vientre,
que exploren mansamente la herida de la vida,
Y,
quizás,
que arranquen un estremecimiento involuntario,
Un seísmo diminuto
de tierra tibia y afrutada.

Me gusta que mis labios se duerman en tu pelo,
Hundirme en esa selva de sueños presurosos,
Y oír el eco falso de mi palabra favorita.

Me gusta vestirme de tu sombra
Cuando cae la madrugada,
Cubrirte como un manto de roca y terciopelo,
Robarte los instantes más tuyos e inocentes,
Y amanecer a cada rato olvidándome del alba.

Me gusta darte aliento,
Compartir cada latido,
Besarte mientras duermes
Y que tú, que aún no lo sabes,
Sonrías en tus sueños.

Leer más...

18 feb. 2017

Oirás

(segunda parte de una trilogía escrita hace algún tiempo pero inacabada todavía
A ver si publicando en abierto me obligo a terminarla)

Oirás poemas
de Bécquer y de Buesa
que hablen de ti
bajo ese cielo insólito y salvaje
que nos quedaba lejos.
Pero en la página más escondida,
en el libro inerme de tus memorias
tendrás para siempre escrito el verso
más importante de tu vida
escrito con la firma temblorosa de mi mano.

Oirás latidos
que embriaguen tus mañanas
al despertar,
pero este corazón que tanto ha perdido
ya no tocará los mismos coros
de tus pechos desnudados,
de tu vientre estremecido
por todas las octavas suaves
de un gemido acompasado.

Oirás palabras
vestidas de un amor
pluscuamperfecto.
Aún no sabes que cuando te olvides las mías,
con tu sexo desbordándose de luces,
olvidarás las más sinceras,
y en el ingrávido instante del después,
cuando entiendas que el momento no es el mismo
no hallarás el motivo por el que huyen las mariposas
sin volver la vista.

Oirás que dicen
que aún no te he olvidado
y no te mienten.
pero he aprendido a despedirme
sin tener que pensar un 'hasta pronto',
y a saber que soy más libre sin tus labios.

Oirás mi voz convertida ya en un susurro
diciendo adiós,
oirás mi adiós, y luego de eso
solo silencio.

Leer más...

4 ene. 2017

El pasillo

Camino entre las sombras del pasillo
dañado por cada ojo que me mira,
al fondo aguarda, tétrica, mi pira,
danzando con su vil y mortal brillo.

Se escucha, tras de mí, que cae un anillo,
mi orgullo, vuelto daga, no se gira,
las voces del pasado son mentira
silencio por doquier por más que chillo.

Los cuadros, al mirar, me dan de lado:
El bardo, el escritor, el sonetista...
no hay uno que no quiera verme lejos.

Hundido en el pasar de mi pasado,
herido en el reloj que se me enquista,
recorro el corredor de los espejos.

Leer más...

10 sept. 2016

Pequeño héroe

Al pequeño Vincent Vega
(06/2016 - 09/2016)
Tu hermana Mia Wallace, tu dueña J. y el resto de los que te conocimos te recuerdan



Se escucha un ronroneo agradecido,
saliendo por la puerta a un nuevo viaje,
te llevas, tatuado en el pelaje,
dos besos, seis caricias y un maullido

El mundo era un ovillo distraído,
creado para niños con coraje,
las sombras que decoran el paisaje
se cuelgan de un sollozo incomprendido.

Das pasos demasiado cortos para
la mítica aventura que te espera,
Dejando semillitas en tus huellas

Atrápame las sombras de la cara,
embóscate a cazar la primavera,
Y duerme, pequeño héroe, en las estrellas.

Leer más...